El póker sigue a la baja

No hay manera. Los resultados emitidos por la Dirección General de Ordenación del Juego en España han mostrado lo que todos ya sabíamos o, al menos, podíamos intuir: el negocio del póker en el estado español no deja de descender. Y es que cada vez son más los jugadores que evitan pasarse ya tanto tiempo frente al ordenador de su casa, invirtiendo su tiempo en el póker, cuando las normativa de este país para los juegos de cartas online sigue siendo tan restrictiva para los usuarios. Al final, muchos han acabado por darse cuenta, sale más rentable coger las maletas y, como jugador profesional, residir en otro país cualquiera del mundo en el que las normas sean más laxas y permitan llevar esta vida de las cartas con más dignidad.

Durante el primer trimestre de 2016, las cantidades de dinero jugadas respecto al año anterior descendieron en un 18,19%, mientras que el Gross Gamin Revenue (GGR) cayó un por encima del 12% con respecto, tan sólo, a un año antes, cuando ya se comenzaba a acentuar la caída del póker. En cuanto al cash game, durante ese período descendió también por encima del 19%, mientras que la caída de los torneos fue algo menor, aunque significativa pese a todo: 16,07%. De todo el dinero que se jugó en el primer trimestre de 2016, 287,37 millones de euros se fueron a las mesas de cash, mientras que 128,60 fueron invertidos en torneos de diversa índole.

Los casinos online y las apuestas deportivas, al alza

Sin embargo, lo que probablemente más chirría es que el póker se la está pegando en un contexto en el que casi todos los otros nichos del juego online en España están subiendo como la espuma. Y es que sólo hay que ver el subidón que pegaron durante el primer trimestre del 2016 sectores como el de los casinos online o las apuestas deportivas, con aumentos en su nivel de negocio de más del 15% y del 12% respectivamente. En total, durante el primer trimestre de 2016, las ganancias del negocio de juego online aumentaron un 9,56% sus ganancias respecto al trimestre anterior y un 33,46%, repetimos, ¡un 33,46%! respecto a un año antes.

Todos estos datos no acaban de ser una razón más (o quizás son la consecuencia) del éxodo de miles de jugadores de póker profesionales fuera de las fronteras españolas. Incluso dentro de otros países de la Unión Europea o hasta en países al otro lado del mundo como México (Playa del Carmen está infestada de jugadores de póker españoles) ha llegado este éxodo, que sigue aumentando año a año. Algo que no deja de ser extraño, el por qué se facilita (o se impide menos) el juego en tragaperras online o en las apuestas deportivas que en partidas de póker online.